29.11.06

[tres.uno]

me declaro absolutamente incapaz de un primer encuento a mi regreso con el blog.
la agenda está repleta y la ropa sucia ha vaciado los cajones; la nostalgia ha decidido colocarse como arete para permanecer cerquita y mis ganas por ahora no rebasan los bordes de mi cama. debo suponer que la enumeración sería -dado el exceso- una sensata forma de aproximación a la memoria. de antemano me establezco como absolutamente incompleto.
en un primer y condensado intento los días fueron lo más cercano a un sueño de ésos en los que la felicidad es una realidad incuestionable.
la casa, una puebla entrañable, mi cuerpo en tregua gracias a la costa, la constante confirmación de mí mismo tras los ojos de otros, los vendedores de piñas, un éxito casi ridículo, todas mis ganas, la rutina perfecta, mi cabello como un enemigo ignorado, las mejores galas guardadas en la maleta, mis piernas como el aliado al acecho, la promesa llana de un futuro en plural, el segundo hombre anotado en la lista de privilegiados desmedidamente por un dios cuestionable... la vida sin peros.
hay nada que no pueda agradecer profundamente. la cuidad y el cine están de vuelta, vayamos retomando el ritmo poco a poco.

1 comentario:

pnlp dijo...

Me gustó!.
Pero lo prefiero en persona.
Lástima que la mia (persona) esté ahora en un estado tan poco social invadida de bichos y sin fecha próxima exacta de recuperación.
De cualquier manera seguimos con la intención de que el Jueves 07 comiencen sus celebraciones no?.
Ruego por un poco de salud pa´entonces.