23.10.06

[uno.siete]

frente a un terrible declive de domingo habré de confesar que no pude más que suplicar encarecidamente a mi hermano menor que me dejara compartir la mitad de su habitación para hacer de mi noche un evento menos doloroso, creo que a final de cuentas mi objetivo se vio plenamente satisfecho.
después de una considerable cantidad de horas de descanso mi lunes solamente me liberó de aquella enorme resaca moral, dejando la promesa hacia mí mismo de tiempos venideros un poco más limitados y prudentes. agradezco "públicamente" a aquellos capaces de construir mis noches favoritas...
por ahora me quedo en la enorme necesidad de extendidos periodos de sueño, varias líneas anotadas en la lista de pendientes semanales y la promesa del primer twist en la dinámica de about a jotch.

1 comentario:

pnlp dijo...

Que lindo que su hermano menor le haya compartido la mitad de su habitación!... Pero mas lindo que usted la haya buscado.
No sabe... creo que después de leer su anéctoda me ha dado por extrañar aun mas a mis hermanos (lloro)... Eso de "necesitar" de un cachito en sus camas o de perdis en el suelo cerquita de ellos... Creo que es una de las cosas mas hermosas y mágicas, que vaya-uste-a-saber-por-que me llenan taaaanto el corazón!.
Bendito el cielo que usted tiene hermanos tan únicos y especiales... Casi tanto como los mios! =P
Lo quiero a usted, a sus hermanos y a los mios!.
Besos para todos.