15.1.07

[cuatro.cinco]

es domingo y mi nuevo horario de trabajo -afortunadamente ahora del tipo matutino- me obliga a concluir la jornada una o dos horas antes de lo acostumbrado, esta vez el ya conocido miedo que provoca entrar de nuevo a mi faceta seria como profesional del diseño comparte mi cama y supongo que lo único sensato sería depositar la fe en los meses de estrecha relación alumno-maestro que ahora me respaldan. veremos con los días.
en eso de la síntesis y el intento de siempre por mantenerme en claro: la noche de sábado se desvanece de mi memoria sin efectos secundarios y mis pantalones nuevos se colocan como indudablemente favoritos...
puedo decir al día de hoy y con el enorme riesgo de ser condenado en cualquier momento que atravieso por la etepa más sana en mi vida amistosa de los últimos tiempos, y con esto implico limpia, libre de sugestiones y no precisamente suficiente. del cine en viernes nada fuera de lo ya establecido por aquel capitalino de manos adultas; la pequeña y redonda señorita iluminada se guarda como la enorme posibilidad aterrizada en un cine ligero y casi familiar. me quedo con un barbado y experto en proust como una acertada e inspiradora pista en mis incipientes intentos como hacedor de guiones.
las palabras hoy me anochecieron torpes... el principal de mis móviles en mi acercamiento con el blog permanece atorado en la garganta. gracias, por ahora y como un anticipo, a la oportunidad del hallazgo que de vez en cuando visita nuestros ojos.

1 comentario:

PNLP dijo...

Felicidades por su nuevo horario laboral!. Suerte mucha en sus menesteres profesionales!.
Sobrevivido el Lunes le deseo una linda semana.
Cariños.
PNLP