16.7.07

[seis.nueve]
las inconstancia es ya no mencionable. atravieso la cuenta regresiva de un empleo del cual he sido despedido por motivos de inexperiencia. el temor al vacío en los días y, particularmente, a la enorme crisis financiera que esto traerá como consecuencia todavía no se instalan por completo cerca. cerca está, por ahora, la perfección cuyas manos ahora me huelen a desgaste, las ganas en su sentido más adolescente y menos recíproco, el cine en puras promesas...
a un paso de tener una habitación de jotch en su máximo nivel (por ahora), mis labores como interiorista se unen a los juegos "colectivos" para restar esa inútil sensación contra la que me confronto diariamente de nueve a siete (y ya no por mucho tiempo).
para ser honestos mis habilidades narrativas al día de hoy son prácticamente para provocar vergüenza, el único sentido genuino que encuentro ahora para la permanencia de mi blog es la siempre esperada reconstrucción de final de año. trabajaré entonces en hallar un alimento más cotidiano que ése, la incondicionalidad de mi blog no merece menos.

2 comentarios:

Belinda dijo...

Inexperiencia mis polainas. Ese señor te contrató y te tiene haciendo nada, y ahora que se arrepiente de su brillante idea de reclutar personal que no necesitaba, te sale con que te falta experiencia. Quiero verlo en la confección de un identificador gráfico como el que diseñaste para el ensamble. Es más, que intente un simple dibujito, a ver si le sale como a ti. Repito: inexperiencia mis polainas.

Siempre hay cosas, Jotch. Cosas que nos salvan y nos muestran lo que sigue. Asúmelo, entonces, como eso: una salvación dolorosa.

El blog, si lo analizas, es un respiro. ¿Apoco no te sientes aliviado cuando terminas una entrada? Yo adoro la sensación.

Te quiero mucho, mucho, mucho, mucho niñito. Y estoy segura de que el panorama está por ponerse alentador.

antigona dijo...

mis habilidades como escritor apestan, y me agradaria ver su cuarto
:) espero verte x ahi