14.5.08

[diez.tres]



no importa cómo empiecen las cosas, siempre terminan siendo menos.

y esta vez no hubo un soundtrack favorito. no el retrato impecable ni las ganas de noche más larga. esta vez lo que se recuerda no duele: el jotch que se despide no extraña ni acumula -la lista es ya demasiado extensa-.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"(...)todo se hace menos..." debe ser un ley física, sin duda; es, sin duda también y desde ahora, uno de los decretos más bonitos y dolorosamente necesarios que he leído... metáfora de libertad bajo la forma de un ajuste de cuentas --encontrada en us centro, la palabra, lavada de sí misma, la meoria:

be melting snow,
wash yourself of yourself
(rûmî)

celebro las coordinadas negativas con elsión de verbo "haber", pura elegancia sintáctica...

un saludo enorme

f.

Celestina Terciopelo dijo...

Dice Calamaro que "todo lo que termina, termina mal […] y si no termina, se contamina más". Y se me hace que terminar mal siempre es más alentador que seguirse contaminando. Además, se siente bien padre instalarse en un tono teatral para cantar en voz alta "if this is communication, I disconnect", ¿no te parece?

Un beso amoroso para ti, niñín.

yorkperry dijo...

y es mejor el vacío esteril del "gracias, no"?

Siempre es un dilema cuando nos ponemos a la mitad del fuego.

Y ni sé de qué estoy hablando

un abrazo