9.5.08


[diez.dos]

en el intento de regresar un poco el ritmo "cotidiano" del que este blog solía vestirse en algún entonces...

tengo un descubrimiento: pocas relaciones sentimentales alcanzan un grado tan saludable como la que desde hace tiempo he venido manteniendo con el cine. el cine es un redentor insuperable de semanas enteras. el cine se extraña mucho menos de lo que se agradece cuando, caprichosamente, decide aparecerse de nuevo. al cine debo mis ganas en jueves.

cuando el móvil que nos acerca a una sala de proyección no rebasa el academicismo de un director "respetable", el grado de sorpresa adquiere dimensiones incapaces de ser mesuradas. ang lee ha dado, frente a mis ojos, un paso inmenso dentro de su historia. lust, caution es una obra tremenda*, un juego delirante entre la tradicionalidad y el exceso. mr. yee es, probablemente, el hombre de mi vida de la primera mitad del año que transcurre.

nota al pie: jotch sigue siendo un desempleado. afortunadamente las técnicas de redención espiritual en alianza con las palabras -ahora el cine- han logrado sostener una valiente batalla en contra del vacío. yo sigo rezando.

-en la foto: wei tang, protagonista del filme-

*deposito, aquí, el crédito al dueño del adjetivo utilizado.

5 comentarios:

yorkperry dijo...

estoy en ese justo momento, donde llego a la ciudad y me da comezón por revisar la cartelera, porque sé en el fondo que iré al cine a la menor provocación...

sometimes you need it...

un abrazo Jotch!

Anónimo dijo...

porque mirar es rezar, porque hablar es rezar; porque es cierto que la palabra transforma nuestras mentes y esta palabra suya --toda ella revelada por lo escrito, nacida del vacío-- es una celebración a lo posible, un renombrar las cosas para hacerlas nuestras. un gracias por sus reseñas, por su ventana al mundo; una glosa también (m. darwish):

Allá donde estemos, cultivamos plantas que crecen deprisa,
soplamos en la flauta el color de la lejanía, dibujamos un relincho en el polvo del camino
y escribimos nuestros nombres piedra tras piedra. ¡Oh, relámpago! ilumina para nosotros la noche, ilumínala un poco.

Nosotros amamos la vida cuando hallamos un camino hacia ella.

muchos saludos para un jotch, descibridor y dibujante de relámpagos

f.

La+Ln=ii dijo...

Claro, no importa la salud que alcancen nuestra relaciones, si están la música y el cine: sanos, fieles y estoicos.

Eddney Todd dijo...

A Lust, le quitaron 35 min en la versiôn que nos llegô. Una tristeza. Lust es una verdadera joya que para mî serâ considerada como uno de los mayores orgasmos visuales del año.

MR style dijo...

lovely picture !! asians are fantastic