28.8.07

[siete.tres]
es ese inevitable criterio comparativo el que me confronta con mis días. es el desgaste el más certero de los villanos en agosto...
la crisis emotiva se disolvió con la extendida lectura de la tarde. he aquí algunos fragmentos -las páginas son lo más bonito de un martes como éste-:
"which means that a murder victim is usually killed by someone known an fairies are made out of paper and you can't talk to someone who is dead."
"i like it when it rains hard. it sounds like white noise everywhere, which is like silence but not empty."
"my memory has a smelltrack which is like a soundtrack."
"i kept my eyes closed all the way to school until we got off the bus because after i have had two black days in a row i'm allowed to do that."
(jotch has a new friend. christopher john francis boone is like a jotch because he makes lists all the time. christopher doesn't like yellow. jotch doesn't like orange. jotch is good at maths but not as good as christopher.)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

tal vez mi glosa --para variar-- no venga mucho al caso pero, pensando en christopher, no me resisto a invocarlo hacia algún otro espejo en que lo encuentro --si es que, claro, pudiera ser hallado (de s. quasimodo, otra vez):

nadie

yo soy tal vez un niño
que tiene miedo de los muertos
pero que a la muerte llama
para que lo libere de todas las creaturas:
de los niños, los árboles, de insectos;
de todo lo que tiene corazón de tristeza.

porque no posee más dones
y las calles son oscuras
y no habrá ya ninguno
que sepa hacerlo llorar
cercano a ti, Señor.

pido disculpas por el tono extraño de la "glosa": debe ser mi incoherencia que me empuja a elaborar retratos --ella, tan mala dibujante, quisiera robar algo de esos bellos fragmentos.

f.

Belinda dijo...

Qué bonita habitación, de veras.

¿De dónde sacaste a Haddon en inglés? ¿Me cuentas qué tal?

Besito, niñín.

Mario dijo...

Me gusta esa idea del paisaje lleno de lluvia que, de alguna manera, insonoriza los sonidos que no vale la pena escuchar en esos días particularmente vulnerables... Yo me acabo de encontrar con un amigo, Yann Martel, quien me está contando la historia de un chico de 16 años, Piscine Molitor Patel, quien es hindú, cristiano y mulsumán a la vez, sin mayor problema. Pi, como quiere ser llamado para evitar que lo llamen "Pissing Patel", dice que el paisaje en el que aprendió a sentir necesidad de Dios estuvo determinado por el hinduismo, y luego su encuentro con otras religiones le fue añadiendo otras presencias (Jesús, Mahoma, la idea del sacrificio, de la compasión) a esa tierra en la que el pequeño Pi puede encontrarse tranquilo, sabiendo que alguien más lo cuida. Yo no tengo la inocencia de Pi, ni el talentop de Martel para hacérmela creíble, pero si quisiera encontrar un paisaje así, lleno de lluvia, de ruido blanco, de tranquilidad... Un abrazo, Jotch, que yo fui bueno en las matemáticas en la época de la prepa, pero ahora ya no mucho