17.7.08


[diez.nueve]

de pronto descubro que el ruido en esta casa ha sido siempre un accidente indispensable...

no, nunca estuve listo para despedir al nexo más cotidiano de mi historia.

-fotografía, jotch y su hermano: un eufemismo.-

7 comentarios:

Celestina Terciopelo dijo...

Desde que vi la foto supe de qué trataba el post.

:(

Ni modo, niñín: crecen y se van.

jotch dijo...

wow. entonces mi analogía funciona...

leerte me devolvió a la emotividad.

...se van.

:(

Juan Manuel Torreblanca dijo...

o como cantaría (y tan bonito) joni mitchell en su taxi grande y amarillo "don't it always seem to go, that you don't know what you've got 'til it's gone..."

pero, afortunadamente, por lo menos según mi experiencia, esas separaciones pueden transformarse, con el tiempo, en oportunidades de revalorar y reestructurar las relaciones de maneras sorprendentemente más cercanas...


abrazo

Arkturo dijo...

ese chaval se parece mucho a Daniel Bruhl

ando buscando desde hace días su mail

¿sería grosero que usted me lo diera?

Anónimo dijo...

A veces me parece que lo cotidiano no es sino un presentimiento vivo de cualquier despedida... a cambio de fustigar su blog con una transcipción sentimental de la nostalgia que inevitablemente me produce esta entrada, le regalo dos glosas (por s. esenin):

(...)

Porque he comprendido la vida
y pasé sonriendo junto a ella,
puedo decir a cada instante
que todo en este mundo se repite.

(...)

hasta pronto, amigo mío, hasta pronto;
te llevo en mi corazón, querido mío,
porque esta predestinada despedida
promete un nuevo encuentro.

(...)

¡amo mucho esta entrada! un saludo que se disculpa de su cursilería...

f.

Eddney Todd dijo...

Bella analogîa. Buen eufemismo.

celosie wagoner dijo...

amo las analogias